Nuestro compromiso por el bienestar de las comunidades es primordial, y eso nos ha llevado a redirigir nuestras acciones hacia esta emergencia, con la finalidad de mitigar el impacto en las poblaciones más vulnerables. Es así que hemos donando 178,265 libras de alimento, que se distribuyen a 1,050 familias con mayor vulnerabilidad ante la inseguridad alimentaria, con una provisión que garantiza un aporte calórico promedio de 1800 calorías diarias por persona, lo cual está en el rango recomendado por OPS para situaciones de emergencia.

Este proyecto de seguridad alimentaria tiene como propósito el contribuir a prevenir la desnutrición en los grupos más vulnerables en situaciones de emergencia; además, contribuye a que las familias se queden en casa, como medida esencial para frenar la propagación del COVID-19, aportando así a los ODS 2 “Hambre cero” y ODS 3 “Salud y bienestar”.

Estamos convencidos de que juntos saldremos de esto, quédate en casa.